La Casa del Habano El Monarca aumenta ingresos (#Cuba #Canadá #Miami #Madrid)

Por: Amado de la Rosa Labrada

Quizás el establecimiento más conocido internacionalmente del centro comercial Plaza América, de Varadero, es la Casa del Habano El Monarca, que no solo se distingue por el atractivo inmueble, sino por el servicio altamente profesional de sus dependien- tes, todas mujeres, siempre animadas y con sonrisa distintiva, prestas a satisfacer a los clientes más exigentes. 

A diario reciben personas de diferentes puntos del planeta, en su mayoría turistas alojados en hoteles del más famoso balneario cubano, quienes acuden hasta esa instalación comercial del Grupo Empresarial Caracol, para adquirir y llevar de regreso a su país los habanos preferidos o simplemente degustar aquí atractivas vitolas que acompañan con el típico café o ron cubanos.

Tal concurrencia coadyuva a que esta Casa se ubique entre las tiendas especializadas que más venden en el país. Su directora, Madelayne Tejera Galván, destaca que el pasado año ingresaron 1 457 000 CUC y en el actual se proponen sobrepasar el millón y medio. No es casual entonces que desde la apertura del local en 1996 y hasta la fecha, mantengan aquí ingresos promedio de 1 400 000 CUC por año.

La joven directora expresó su confianza en que podrán vencer los nuevos retos en las ventas, “gestión a la que vamos incorporando un conjunto de acciones colaterales como valor añadido para aumentar aún más los resultados, porque somos capaces de brindar a todos los que nos visitan la atención especializada que distingue a esta casa, donde prima el trato profesional y los clientes tienen la posibilidad de encontrar lo que buscan en cuanto a vitolas de sabores y marcas que más prefieren.

“Pero además, recalcó, hallan aquí la variedad y formatos de los productos de presentación de habanos y otros artículos relacionados entre los que destacan café y rones cubanos”.

Místico aroma

La Casa del Habano El Monarca se distingue por su amplio espacio de exposición y ventas de todas las marcas de habanos. Ocupa 65 metros cuadrados, donde destaca a la vista de los visitantes su Working Humidor, preparado con los requerimientos técnicos para la mejor conservación (temperatura y humedad) de los tabacos, particularidad que su colectivo respalda con un servicio de mayor prestancia.

En sus áreas interiores climatizadas, se mezclan, de manera casi mística, los aromas que distinguen los tabacos, rones y cafés, abrigados por paredes enchapadas en cedro y caoba que proporcionan un ambiente acogedor. La decoración también destaca con pinturas y tapices de diversos motivos recreados por artistas de la plástica del Fondo Cubano de Bienes Culturales.

Tejera Galván señala con orgullo un salón “muy especial de la Casa para nuestros clientes VIP (más importantes), quienes pueden deleitarse aquí con ese placer fabuloso del mundo del habano, saborear un exquisito café o prestigioso añejo cubano, en un ambiente plácido, donde reciben además la información que requieran sobre la historia y tradiciones del cultivo del tabaco en Cuba”.

“La mayoría de esas personas, precisó, amantes de los habanos y asiduos concurrentes a nuestro establecimiento, son amigos de la Casa que desde hace muchos años adquieren aquí sus marcas y vitolas preferidas”, con ellas mantenemos comunicación permanente mediante el correo electrónico.

“A todos, subrayó, los tenemos informados sobre los lanzamientos de productos y otras novedades de nuestra tienda; también reservamos por esa vía los pedidos que nos hacen desde sus respectivos países. Para ello contamos con una cava con nichos donde se guardan y conservan, mediante un servicio gratuito, las reservas de tabacos que han solicitado, incluso antes de viajar a la Isla, exclusividad que podrán disfrutar al llegar aquí”.

Homenaje a Robaina

Recientemente se realizó la remodelación del sitio, desde el salón de fumadores hasta el patio de la Casa que deviene ahora espacio al aire libre donde los fumadores podrán degustar el habano preferido junto con un típico cóctel cubano.

El lugar fue recreado con un mural a relieve, obra de los artistas matanceros Zulueta y Sulimo, que muestra el esplendor de una vega tabacalera de Vueltabajo, que al parecer observa desde muy cerca, sentado en una banca de hierro, el famoso cosechero pinareño Don Alejandro Robaina, gracias a una estatua a tamaño natural hecha por el escultor Jorge Zamora.

En los anaqueles de la tienda hay una representación de las ediciones limitadas que se elaboran para comercializar en estas casas y las nuevas vitolas que salen al mercado, muy especialmente en los Festivales del Habano, que cada año reúne en La Habana (sede principal), a miles de amantes de los puros cubanos.

Tejera Galván siempre tiene palabras de reconocimiento para quienes le acompañan en el quehacer de esta Casa: Sonia Fernández, Belkys Rodríguez, Belkis Zamora, Eva María Puentes y Judith González Marrero.

“Se trata, dijo, de un colectivo muy profesional, un personal, subrayó, con gran preparación e información sobre el producto  exclusivo que se oferta; todas han cursado diplomados sobre habanos en el Museo Nacional del Tabaco y dominan por lo menos tres idiomas lo cual les permite una mejor comunicación con los clientes y cuantas personas acuden al establecimiento.

“Esa oportunidad de dialogar con visitantes que vienen desde disímiles países resulta muy importante porque el cliente extranjero lo agradece; ellos gozan el placer de la comunicación directa, de compartir con nosotros este espacio donde pueden disfrutar de las bondades de las vitolas que más prefieren o de nuevas marcas. Por tanto, es un mundo imaginativo, muy bonito, donde se deleitan al degustar el habano”.

Principales clientes

Sus principales consumidores proceden de Canadá, uno de los mercados más importantes de esta tienda; también ingleses, brasileños, rusos, franceses y de otras tantas naciones que vienen al balneario de Varadero. Muchos acompañan a clientes de la Casa o concurren enviados por amigos y familiares que conocen y prefieren este establecimiento para disfrutar el encanto de los famosos tabacos cubanos.

“Eso es fruto, afirmó, de la bondad del servicio, la exquisitez de la atención que aquí se brinda, y por encontrar en todo momento un producto Premium (hecho totalmente a mano), amplio, variado y en buen estado de conservación, porque si de algo goza esta unidad, que consideramos muy prestigioso para nuestra propuesta, es de tener un humidor con las condiciones óptimas de temperatura y humedad para la más rigurosa conservación del habano”.

La tienda incluye en su carpeta comercial otros accesorios del habano: humidores, fosforeras, cortapuros, petacas con obras artísticas y decorativas de afamados creadores de la Isla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s