¿Será Dios un político? (#Cuba #Miami #EEUU)

Por: ARTHUR GONZÁLEZ

El mundo ha cambiado en el último siglo vertiginosamente, diversos descubrimientos científicos marcan la diferencia y entre ellos la computación, con Internet incluido, pero nadie asegura que Dios haya dejado de predicar el evangelio para hacer política y menos aun a favor de los norteamericanos. Pero al parecer hay quienes trastocan sus funciones terrenales y escudándose en una sotana, emplean el púlpito y hasta los medios de difusión masiva extranjeros para trabajar a favor de los que ejecutan acciones terroristas contra el pueblo cubano.
Este es el caso de un sacerdote radicado en Santiago de Cuba, el cual sin analizar realmente la historia de las relaciones de los Estados Unidos con Cuba, blasfema y hasta conspira abiertamente para derrocar el sistema que le dio al pueblo la verdadera independencia, a pesar de los errores cometidos en el proceso para alcanzarla y sostenerla.
Para este sacerdote los norteamericanos no han realizado nada malo en contra de la Isla. ¿Acaso desconocerá los Programas de Acción Encubierta organizados por la CIA desde 1959?
¿No sabrá el prelado que el gobierno de los Estados Unidos ejecuta desde 1962 una Guerra Económica para inducir al gobierno revolucionario a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país, de conjunto con operaciones psicológicas para acrecentar el resentimiento de la población contra el régimen, y otros actos de terrorismo de Estado?
Para nadie es un secreto como trabaja la CIA en Cuba y en otros países. Recientemente aparecieron los restos de dos funcionarios cubanos de la misión diplomática en Argentina, asesinados en 1976, después de ser torturados durante el desarrollo de la tenebrosa Operación Cóndor. ¿Dónde está la condena de ese acto execrable por parte del religioso cubano?
¿En qué homilía ha denunciado alguna vez las medidas de Guerra Económica contra el pueblo cubano, diseñadas para causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno, según consta en los documentos yanquis?
Para nadie es un secreto de sus vínculos con los elementos más reaccionarios de la mafia anticubana de Miami, esos que se oponen abiertamente a cualquier mejoría en las relaciones entre ambos estados, los que defiende esa Guerra Económica, la Ley de Ajuste, y otros actos criminales.
¿Por qué nunca se ha manifestado a favor de la devolución de la Base Naval en Guantánamo? ¿Dónde estaba él cuando los esbirros del dictador Fulgencio Batista, como el Coronel del Río Chaviano, asesinaba a los mejores hijos de Santiago de Cuba y ese pueblo vivía bajo el terror, la miseria, sin educación, salud pública y beneficios sociales como los que le dio la Revolución a partir de 1959?
Vergüenza debería darle llevar los hábitos sacerdotales y mezclarse a la vez con elementos pagados por la CIA y exhortarlos a realizar actos en contra del pueblo trabajador. El solo hecho de apoyar al gobierno norteamericano en su criminal política anticubana es ya un pecado mortal, por el que tendrá que dar cuentas ante Dios.
Bien le haría al sacerdote leerse algunos documentos oficiales norteamericanos y de la CIA, así como  los cables divulgados en el sitio Wiki Leaks, donde se recogen las múltiples actividades contra Cuba y las consideraciones de los propios funcionarios yanquis cuando afirman que: “No existe una oposición política efectiva en Cuba”.
Así podrá recordar lo que dijera sin el más mínimo pudor el Coronel Jack Hawkins, jefe de la sección de personal paramilitar en el centro de operaciones de la Fuerza de Tarea de la CIA en la denominada como “Operación Cubana”: “…durante el período comprendido entre octubre de 1960 y el 15 de abril de 1961, se perpetraron alrededor de 110 atentados dinamiteros contra objetivos políticos y económicos, se colocaron más de 200 bombas. Se descarrilaron 6 trenes, se dejó inactiva la refinería de Santiago de Cuba durante una semana, como resultado de un ataque sorpresivo desde el mar, (donde murió el marinero cubano René Rodríguez Hernández de 27 años.)  Se provocaron más de 150 incendios contra centros estatales y privados, incluyendo 21 viviendas de comunistas y 800 incendios en plantaciones de caña”.
Si esto es lo que apoya el sacerdote santiaguero, ya sabemos a que atenernos.

Fuente: laislarebelde.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s