EL DUENDE DE MIAMI. (#Cuba #Miami #madrid #habana)

duendeDEL MAS ALLA

¿Quien lo pone el cascabel al gato?

El discurso  pronunciado ayer  domingo por  el  Presidente cubano  Raúl Castro  ante  la Asamblea del Poder Popular  analizando  la situación  actual  por  la  que vive Cuba  pudiéramos  darle  un  título con en el que se  resumen todas  las  preocupaciones  y  retos que  enfrenta  la  nación : ¿Quién  le  pone  el cascabel  al  gato?.  Ese  sería  el  titulo  más  apropiado  para  las  palabras  de  Raúl  Castro  del  día  de ayer domingo.

Y la respuesta  a la  pregunta  vendrá  de  la  propia  dirección  del  gobierno  cubano- del mismo Raúl Castro-   ya  que  si  el  actual  Jefe  del  Estado  ha  puesto  el dedo en la  llaga  a los  males  y  retos  que  enfrenta el  país, pues  de no ser  así, entonces  no  se  hubiera atrevido  a  llamarle al pan pan y al vino vino  y  después   darle   las  espaldas a los  males  denunciados. Los que conocen  bien  a Raúl  Castro  saben perfectamente  que  no es hombre que  “compra  pescado  para  después  cogerle  miedo  a  los ojos”,  como dice  el  refrán popular.

¡Hay  que  ponerle  el  cascabel  al gato! En eso creo que todos  estamos  de acuerdo, menos  el  gato. Eso  es  lo  bueno. Pero lo  malo  es  que  hay muchos gatos  y muy  pocos  Raúles. Digo  yo.

Miami  se  queda  atrás.

Independientemente  de que  el  gobierno  del Presidente  Demócrata Barack Obama  no  haya  aceptado  todavía- digo todavía-  el  reto lanzado por  el gobierno cubano de sentarse  en  una  mesa  negociaciones  para  discutir  mano a mano, de igual a igual  y sin condiciones,  las diferencias  que  separan  a  Estados  Unidos  y  Cuba, lo cierto  es  que tarde  o temprano- quizás  más temprano  que tarde-  la realidad  de  los  hechos  es que  en algún  momento  Washington  y  La  Habana  restablecerán  relaciones  diplomáticas  normales a pesar  de las  diferencias  que  puedan existir  en  cuanto  a  sistemas  políticos  de  gobierno  de  ambas naciones.  Así  piensan  los  más  serios  analistas  de la política  exterior  norteamericana  mirando al futuro.

Y  mirando al futuro  hay  una  ciudad   del  Estado  de  La  Florida, Tampa  que está apuntando  a un cambio de  política  de  Estados Unidos  con respecto a Cuba,  mientras  que  en Miami los  intereses  políticos  locales por  razones  electoreras  y en  gran  medida  por  cobardía  y  miopía de sus  sectores  económicos,  se  está  manteniendo  una  posición  de  intransigencia acorde  a  la línea  trazada  por  la  vetusta  extrema  derecha  del  exilio  cubano, una  posición alimentada  por  la  prensa  local  y  los  Canales  Cloacas  del área,  mas  orientados  a  su  vieja  audiencia  cubana  que  a  las nuevas  olas  de inmigrantes  de  otras  naciones-  incluyendo  a  los  cubanos  recién llegados que suman miles-  que  por supuesto  no  se  oponen  a  la normalización  de las  relaciones  entre  Cuba  y  Estados  Unidos.  Consideran  que  esas  relaciones  les  beneficia  a  ellos  en todos  los  sentidos.

Lo  cierto  es  que mientras Miami  se  queda  atrás,  Tampa  sigue dando señales  de acercamiento y amistad  con  Cuba.  Si  Miami  no  despierta,  Tampa  se convertirá  en  el  futuro  en el  puente  comercial entre  Cuba y  Estados Unidos .  Así  fue  en el  siglo IXX y  pudiera volver  a  serlo  si Miami no despierta  de  un  sueño  que más bien  es una  pesadilla. Anoten ahí que  se los  dijo  El  Duende.

La culpa es  de los  “Infiltrados”.

Ahora resulta  que  según  lo  que  se publica  en la  prensa  de Miami  y lo  que dicen algunos  Blogueros  en  la  Internet,  las  querellas  internas,  los  chismes indecorosos ,  las  divisiones  entre  ellos,  la  arrebatiña  por  los  dineros  que  mandan  Washington  para  sostener y alimentar  a la  llamada  “Disidencia” , todo  eso  es  por culpa  de  la  “Seguridad  del  Estado”  que    tiene sus  agentes  “infiltrados”  en  todos  los  grupos  de esa   oposición  interna  que  maneja Estados  Unidos  desde el exterior.

El último  escándalo  tiene  que ver  con  las  Damas  de  Blanco  de Santiago  de  Cuba de las  cuales  18  de  las  20  que  integraban  esa  organización  se  han separado  de  la  misma en  protesta  porque la “ jefa máxima”,  la  señora  Berta  Soler,  no  acepta  la  expulsión  de  una  de  ellas  acusada  de  ser  una “agente  infiltrada”  de  la  Seguridad  del  Estado.

La acusación  la  origina  un  Disidente  de  apellido  Ferrer  que  se ha divorciado  de  su esposa  porque  ella  es  amiga  íntima  de  la supuesta  “infiltrada”  a quien  el  tal  Ferrer  acusa de  ser  “espía·” del  gobierno  cubano  con  la misión  de  provocar  divisiones  entre  los  grupos  “Disidentes”.

Por otra  parte otros  “Disidentes”  acusan  al  tal  Ferrer de no repartir  equitativamente  entre  ellos  el  dinero  recibido  del  exterior señalando además  su  mal  carácter  prepotente  y dictatorial que no cuadra  a  un hombre  que  dice  que  lucha  por  la libertad  y  la  democracia.
Al  final  de  esta  historia  de la  lucha   interna  entre  Disidentes  lo  que  sale  a flote  y  se  repite  es que  la  tal  “infiltrada”  no  hizo  otra  cosa  que  “arañarle  la  pintura”  al  carro  del  tal  Ferrer,  lo  que  provocó  su  indignación y  el  repudio  a su esposa  a la  que  le  puso  el  divorcio por  ser  “intima  amiga”  de  la  supuesta  infiltrada.   A buenos  entendedores,  pocas  palabras  bastan.  “Tarro”  en almíbar. Dicen allá.

El baile   de  los  41 en México.

El derecho al matrimonio  entre personas del mismo sexo está tomando los  primeros  planos  en todas  partes del  mundo  lo  que  por supuesto  trae  discusiones y  polémicas  entre  los  que  son  partidarios  y  los  que se oponen  a  tal  derecho, siendo  la Iglesia  Católica  la  que  está  en la primera fila  en el campo de la oposición  por  considerar  que  el matrimonio  solo  se  concibe por  el Vaticano  como  la  unión entre un  hombre  y  una  mujer.

En Méjico  pongamos por caso el  matrimonio  entre  homosexuales  está  permitido  en  el  Distrito Federal  de  la capital  azteca  si como  en  el Estado de  Quintana   Roo  al      que  pertenece  la ciudad  turística  de  Cancún.

Para  los  mejicanos,  considerado  un país  machista  por  excelencia, el  tema  del matrimonio entre  personas  del mismo sexo  es  algo  que  invita  a  la discusión  y a  viejos  recuerdos  como  es  el caso  del  famoso  “Baile  de  los  41” que  forma  parte  de  la  historia  del  país  azteca.

A este baile  se  le  considera el escándalo  mejicano más  sonado de siglo XX  y el hecho se refiere a una redada realizada el 18 de noviembre  del  año 1901  durante el mandato  del  Presidente Porfirio  Díaz. La intervención  policiaca fue realizada en la calle de la Paz (hoy calle Ezequiel Montes),  y fue contra un baile de hombres que se estaba realizando en una vivienda particular. Había  22 personas  que  estaban vestidos de hombres y 19 de mujeres. La prensa mexicana se cebó en el hecho, a pesar de que el Gobierno se esforzó en tapar el asunto, puesto que los detenidos pertenecían a las clases altas de la sociedad porfiriana. La lista de los nombres nunca fue revelada.

Los que  vestían  de mujeres  llevaban elegantísimos trajes de señoras, con pelucas, pechos postizos, aretes, y en sus s caras tenían pintadas grandes ojeras y chapas de color.

Enseguida se extiende el rumor, nunca confirmado ni negado, de que en realidad serían 42 los detenidos, siendo el número cuarenta y dos el yerno de Porfirio Díaz, Ignacio de la Torre, al que se le habría permitido la fuga. A pesar de que la redada no tenía asideros legales y era completamente arbitraria, los 41 detenidos acabaron por la fuerza en el Ejército  a  cumplir  en el  Servicio  Militar.

A partir  de  entonces  el  número  41  es visto  en Méjico  como  un  número  fatal,  algo  así   como  el  13  en otras  naciones  del  mundo  occidental.  En  Méjico  los  edificios  no  tienen  piso  41  en  las calles  tampoco  hay  casas  con ese  número.

Y mientras  sigue la  discusión   sobre el  tema  del  matrimonio entre  personas del mismo  sexo,  tomen  nota  lo del Baile  mejicano  de los  41, que  ha pasado  a  la  historia  como una  fiesta  muy  especial  donde  solo  se  salvó  el  número  42.

¿Qué  a  que  corresponde  el  número  42  en  la  Charada  de  la  lotería  cubana?.  Pues  42  es  Pato.  Y le viene  bien  el  numerito por  lo del  cuento  del  famoso  baile  mejicano. Digo yo.

Y hasta  mañana martes  amigos  de  El  Duende  que con mi gallo  me voy cantando a m tumba fría.  Bambarambay.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s