Nicolás Maduro y la ‘confusión de las banderas’: otro desesperado intento de descrédito mediático. (#Cuba,#Miami,#Madrid)

Por Vincenzo Basile (Capítulo Cubano)(1)

El pasado 3 de agosto, en Caracas, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, encabezó la XVIII entrega del Premio Internacional de Novela “Rómulo Gallegos”(2) y entregó el premio al escritor puertorriqueño Eduardo Lalo.
 Durante su intervención(3), el mandatario venezolano -debido a la nacionalidad del ganador del premio- hizo en particular referencia a las aspiraciones independentistas de Puerto Rico, hoy colonia norteamericana.
Sucesivamente hizo un breve recurrido de las luchas de liberación de Nuestra América y habló de lossueños que se hicieron realidad y de los que quedaron pendientes, es decir, la independencia de Cuba y de Puerto Rico, dos países que tras la guerra hispano-cubano-norteamericana(4) se convirtieron respectivamente en protectorado y colonia de los Estados Unidos.
 El presidente venezolano siguió hablando de la independencia definitiva que pudo conquistar el pueblo de Cuba en 1959 y de su sucesiva heroica resistencia frente a las agresiones procedentes del Norte y al final -reiterando que los sueños independentistas quedaron pendientes- indicó la bandera de Puerto Rico y afirmó: “¡qué hermosa se ve esta bandera!”. Luego tomó las banderas de Venezuela y de Puerto Rico, las unió con su mano y dijo: “Al final es la misma bandera. Y yo estoy seguro, porque así lo sentimos, que más temprano que tarde nosotros veremos reverdecer -del pueblo de Roberto Clemente, del pueblo de Filiberto Ojeda, del pueblo que es capaz de parir un escritor como Eduardo Lalo- la fuerza de la dignidad, de la independencia, y más temprano que tarde escucharemos el nacimiento de una república en Puerto Rico, libre e independiente”.
Inmediato fue el intento de descreditar, una vez más, la imagen del mandatario venezolano, tratando de manipular groseramente los hechos. Haciendo exclusivamente referencia a la parte conclusiva del discurso de Maduro sobre la Revolución cubana y a su afirmación “¡qué hermosa de ve esa bandera!”, muchos medios -notoriamente antiprogresistas y vehementes opositores de los procesos sociales de Nuestra América- trataron de difundir la idea de que Maduro confundió la bandera de Puerto Rico con la de Cuba.
La agencia de noticias española Europa Press publicó un artículo -reproducido sin ninguna averiguación por decenas de otros medios españoles e internacionales- titulado “Maduro confunde la bandera de Puerto Rico con la de Cuba”(5) en el que afirmó que “Maduro haciendo referencia a los lazos de Venezuela con Cuba tomó ambas banderas, la de Venezuela y Puerto Rico, haciendo alusión a los lazos entre Cuba y su país”.
Diario de Cuba(6), tratando de reiterar esa manipulación, tocó el ridículo al publicar un video deyoutube(7) que llevaba esa descripción: “El Presidente Nicolás Maduro opaca la bandera de Venezuela con la de Cuba en pleno acto televisado por VTV.” Es decir, el citado periódico anticubano intentó divulgar la idea de que Maduro confundió las dos banderas y, como herramienta para avalar esa teoría, utilizó un video donde sí se afirmaba erróneamente que la bandera de Puerto Rico era la de Cuba.
No se hizo esperar tampoco la banal intervención de la bloguera -mercenaria, anticubana, antiamericana y pronorteamericana- Yoani Sánchez, quien -en su cuenta twitter(8)- publicó dos mensajes. En el primero escribió “Penosa y sintomática equivocación de Nicolás Maduro al confundir bandera de Puerto Rico con la de Cuba en entrega del premio Rómulo Gallegos”. Y en el segundo: “Improvisación, falta de referencialidad, poco conocimiento de la historia regional y hablar compulsivo lleva a… confundir banderas”.
Si por un lado este grosero intento de manipulación muestra una vez más todo el carácter antiprogresista de muchos sectores españoles y de la misma América Latina, por el otro deja bien clara la desesperación en la que se encuentran esas facciones ‘políticas’ que se oponen a la unidad de Nuestra América y a la verdadera independencia de sus pueblos. Precisamente la desesperación frente a un proceso indetenible los está llevando a tratar de descreditar las imágenes de los líderes y, a falta de un discurso político auténtico y válido, lo único que les queda es la manipulación, el embuste, el fraude, la mentira y la difamación, quizás como último movimiento agresivo de una feroz bestia sangrienta que sabe que está destinada a una inevitable muerte.

(8)https://twitter.com/yoanisanchez/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s