Elementales obligaciones frente al #Bloqueo (#Miami #Washington #EEUU #Cuba)

LORENZO GONZALO/ RADIO MIAMI

Oponerse a la política de Embargo decretada hace décadas por Estados Unidos de Norteamérica contra el Estado cubano, es una acción de elemental justicia. Apoyar las demandas del gobierno cubano reclamando el cese de ese Bloqueo, cuyas razones son meramente ideológicas, es el obligado cumplimiento de quienes defendemos la libertad de pensar y respetamos la existencia soberana de las naciones.

Como hemos expresado repetidamente, el tiempo de las cañoneras frente a las costas indefensas de los países al sur del Río Bravo, es historia pasada que nunca debió ocurrir. El devenir de nuestro Hemisferio jamás debió inscribir en su haber las penalidades ocasionadas por semejantes políticas. Hay acciones humanas que favorecen la evolución y otras la retrasan. Las intervenciones estadounidenses, por su contenido, más que por su forma, han impedido una evolución sostenida y consiguientemente han retrasado, el reajuste de nuestros pueblos suramericanos y del Caribe con posterioridad a su liberación de España.

Las creencias de los colonizadores que se  asentaron en el Norte del Continente Americano, pensando que fueron “escogidos” por Obra Divina y que por tanto debían llevar al resto del mundo sus criterios, transformó la grandeza de la obra política que fundaron y para la percepción de grandes mayorías, se convirtió en una diabólica caricatura que lamentablemente le impide ver a ese conglomerado el inmenso aporte que representó para la humanidad de entonces.

Las consecuencias de esa política las sufrió el resto del Hemisferio situado al sur de la agresiva geografía; también la sufrieron los pueblos ubicados en el Archipiélago de las Antillas;  por el Oeste Hawai, Las Filipinas* y otros situados en diferentes latitudes, alguno de los cuales han sido bautizados con el eufemístico nombre de “territorios no incorporados”.

Las razones para asumir semejantes políticas, estuvo basada en supuestas ideas redentoras que en realidad no eran más que tácticas geopolítica dirigidas a la protección territorial, alimentadas a su vez por las riquezas proporcionadas con la incorporación de territorios vecinos, la mayoría de ellos mal protegidos militarmente. Más tarde se agregaron las ideológicas, como respuesta a las ideas socialistas.

Las denuncias sobre las irregularidades del sistema que desbordaron Europa por boca de quienes se autonombraron socialistas y comunistas, provocó pánico en la mayoría de los sectores financieros e industriales que más se beneficiaban con el mal manejo de la economía. Sus prácticas individuales se divorciaban cada vez más del conglomerado social, provocando asimetrías desproporcionadas en la distribución de lo producido. Esos aspectos ideológicos han cobrado dimensiones dantescas en el caso cubano.

El giro de los acontecimientos internacionales le resta a Cuba la importancia geopolítica que tuvo en los años iniciales del proceso revolucionario y sin embargo, las políticas iniciadas en aquellos primeros años, no sólo se sostienen sino que se incrementaron con inaudita arbitrariedad en la década del noventa.

Ya la ideología no presenta los mismos elementos de aquellos tiempos, porque el desenvolvimiento económico capitalista ha mostrado grandes fallas que se plantean y analizan aun dentro de las esferas más definidas a favor de una economía esencialmente individual. Si alguna vez el sistema político derivado de la economía ha sido puesto a prueba por muchos de sus más afamados defensores, es en la actualidad.

Esa situación se correlaciona también con la evolución del pensamiento socialista y los grandes logros económicos alcanzados por países como China y Viet Nam.

Dentro de este criterio que acabamos de abordar es importante destacar las reformas estructurales que Cuba ha iniciado aun cuando las medidas todavía no comienzan a dar fruto sustancial, debido en primer lugar a la ausencia de recursos comparables al de los dos países mencionados y en segundo lugar al acoso internacional de sus operaciones, tanto comerciales como financieras, por parte de  Washington.

Por todo lo dicho, enfrentarse a las políticas estadounidenses del Embargo y apoyar los reclamos del gobierno cubano en contra del Bloqueo**, son obligaciones concomitantes de quienes no se aproximan a la realidad cubana llevados por un aventurerismo que ya no cabe en las condiciones actuales o por espíritus de revancha, los cuales no se corresponden con ninguna posición política seria. Este artículo no está dirigido a los conocedores del tema mencionado o a las personas progresistas que apoyan al gobierno cubano por principio o por un acto de fe.

Este artículo pretende llegar, tanto a aquellos que se escalofrían cuando les mencionan la palabra socialista o comunista, pero que están imbuidos de un sentido objetivo y a esos otros que guardan distancia prudente de los prejuicios ideológicos heredados del siglo XX pero que nunca se han involucrado en los vericuetos históricos de la pequeña y asediada Isla.

La intención de este artículo es puramente didáctica. Esperemos que sirva de utilidad para algunos.

Así lo veo y así lo digo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s