La decisión de Obama

Pedro Pablo Gómez

 siriaCon gran preocupación los habitantes del mundo en que vivimos estamos en espera de si,  por fin, se produce o no la escalada  en el accionar contra Siria. Después de haber tocado los tambores de guerra, su majestad Barack Obama, basado como de costumbre en los infundios y campañas mediáticas apropiadas a sus intereses de dominio, impone las reglas apetecidas al sistema y grupos de control político a los que responde.

Estados Unidos desarrolló durante meses la versión de la posesión de armas químicas por el gobierno sirio que preside Bashar al Assad.  Preparando el teatro montado con Arabia Saudita, a través del jefe de los servicios secretos de este país, Bandar Ben Sultan, el cual -según se conoció por medios informativos- es el responsable de haber entregado a los representantes de la oposición al gobierno sirio los manipulados medios químicos para ser utilizados en la guerra por derrocar el régimen establecido.

Por las propias declaraciones de periodistas de agencias de noticias norteamericanas como la AP, se conoció que  miembros de la oposición tuvieron que ver con el uso de las denominadas armas químicas en una acción que provocó la muerte de cientos de personas, por el desconocimiento en su manipulación de quienes la utilizaron, al no haber tenido una preparación previa para su uso. Pero  no importa quién lo hizo, para los intereses del gobierno de EEUU y su presidente era lo apropiado para sus planes belicistas.

Así nos levantamos un día con la noticia del llamado  y la decisión de Obama para iniciar acciones directas de guerra contra la nación siria, que  posteriormente decidió hacerlo con la aprobación del Congreso y presumiblemente la obtendrá el próximo día 9 de septiembre. Ya hace campaña para la aprobación masiva de los representantes demócratas y republicanos y así tapar con un velo transparente la barbarie planificada desde hace bastante tiempo, en el que no han podido doblegar al presidente Assad.

Las presiones de Washington sobre sus aliados cuentan desde el principio con el apoyo cómplice e interesado del gobierno turco, el cual ha sido participante directo en las acciones desarrolladas por los grupos opositores, con armas y total movilidad desde su territorio hacia la nación siria, en contubernio con los deseos de la Casa Blanca. Recientemente, el presidente francés, aunque no se conoce si sus declaraciones fueron a título personal o de su gobierno, marcó una nueva pauta al comprometerse de forma inesperada con la decisión anunciada  por el presidente norteamericano. Siempre se esperan de Francia posiciones más inteligentes, dadas sus condiciones y tradiciones culturales e históricas, más cuando una cosa como esta trajo como consecuencia que el parlamento británico desaprobara la idea de que la Gran Bretaña apoyara el dislate yanqui y otros países de la U.E. tampoco se involucrarán.

También tratan de presionar a la Secretaría General de la ONU, para justificar la agresión. Tanto Rusia como China han mostrado su oposición abierta al plan de Obama e incluso han presentado pruebas ante la ONU de quiénes fueron en realidad los que usaron las armas químicas. Pero eso no importa, al que quieren bombardear es al gobierno sirio, no a los que hicieron el ataque químico. Es  lo lógico: sirve a sus intereses aunque no sea verdad.

Durante decenas de años los gobiernos estadounidenses han utilizado sus mañas más sucias para combatir no solo las ideas de los países socialistas, sino también a otros que solo han pretendido defender sus derechos nacionales. Han creado un sistema de manipulación de la opinion pública internacional a través de los medios masivos que poseen, para adormecer a los crédulos y tratar de justificar la legalidad de sus acciones en pro de la  llamada democracia representativa y los derechos humanos, según su entender.

Dudo que Obama posea la inteligencia de saber retroceder si sus amigos y los grupos de intereses que lo acompañan en la presidencia lo dejan hacer. Algún día esperamos que el pueblo norteamericano despierte de su letargo y juegue un papel más activo en la recuperación del prestigio perdido por los Estados Unidos, por sus acciones contra otros países aplastados con su poder económico y militar, sin la mínima realidad y justicia. Cada día que pasa son menos capaces de engañar al mundo.

Artículos relacionados:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s