Marina de Guerra Revolucionaria Cuba, heredera de los más fieles principios de lealtad a la Patria (#Cuba)

Cinco décadas de abnegación y entrega cumple la Marina de Guerra Revolucionaria. Hombres y mujeres del mar herederos de los más fieles principios de lealtad a la Patria.

 

Una Marina de Patria o Muerte 50 años después

Yosel E. Martínez Castellanos – Granma.- “(…) nuestra Revolución tiene en sus orígenes una vinculación al mar, una pequeña historia marítima y una pequeña embarcación que afortunadamente se ha podido conservar y con la cual hemos tenido hoy todos nosotros la inmensa satisfacción de poder pasar revista a nuestra moderna flota de guerra”.

A medio siglo de estas palabras pronunciadas por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, aquel 3 de agosto de 1963, al fundar la Marina de Guerra Revolucionaria (MGR), cobran vida en la actualidad cuando los guardiamarinas defienden las fronteras marítimas, sabedores que a lo largo de nuestras luchas por la independencia siempre estuvieron las más genuinas tradiciones navales.

Años más tarde, el 20 de diciembre de 1979, atendiendo a que dentro de la Historia Naval Patria se produjo el Alzamiento del 5 de septiembre de 1957 en Cienfuegos, semilla redentora bajo cuyos preceptos germinaron los nuevos y valiosos oficiales de la MGR, se decidió derogar la fecha del 3 de agosto de 1963 y establecer el 5 de septiembre como el Día de la MGR, en honor a los que cayeron durante esa jornada en las acciones de la Perla del Sur.

Su fundación ocurrió en el polígono de la Escuadrilla 113 en la bahía de Cabañas, al norte de la actual provincia de Artemisa. “Ese 3 de agosto fue inolvidable, estuvieron presentes todos los dirigentes de la Revolución. Fidel nos dijo que en un momento dado solo se contaba con el yate Granma, y en ese momento había 12 lanchas coheteras, 12 lanchas torpederas y 11 cazas submarinos”, agrega Milagros Gálvez Aguilera, historiadora naval y de la Aduana General de la República de Cuba.

El capitán de Corbeta de la reserva José Manuel Gómez Gómez, fundador de la MGR, no olvida el trabajo desarrollado por los oficiales de la antigua Unión Soviética en la preparación de las dotaciones que tomaron el mando de las unidades de superficie en esa fecha. “Compartieron sus conocimientos navales con nosotros y en respuesta no los hemos hecho quedar mal, porque la MGR siempre ha estado a la altura que exige la Revolución cubana”.

Una larga travesía

La historia de la MGR tiene nueve momentos, refiere Gálvez Aguilera. Ahora, de ellos, tres se consideran primordiales. Dos están relacionados con sus antecedentes. “El primero tiene que ver con la creación de la Marina de Guerra por su autor intelectual, Carlos M. de Céspedes, en la etapa mambisa”.

“El segundo momento fue el Desembarco del Granma el 2 de diciembre de 1956 y a raíz de este desembarco, el Alzamiento de Marinos en Cienfuegos el 5 de septiembre de 1957. Esta fecha da pie a que se celebre actualmente el Día de la MGR”, prosiguió.

“La otra fecha es el 3 de agosto de 1963, cuando oficiales soviéticos hacen entrega a la parte cubana, del armamento y la técnica naval, incluyendo las más modernas de la época. Así comenzaba su historia la nueva Marina; que como dijera Fidel en su inauguración sería una Marina de Patria o Muerte”, concluyó Gálvez Aguilera.

Una de las causas que hacen la historia de la Marina de Guerra Revolucionaria tan fascinante, es que pocos recuerdan que su nombre se adoptó mucho antes de su fundación oficial.

María Esther Espinosa, historiadora de la Base Naval Occidental, aclaró que el nombre de la MGR se impuso unos años atrás, cuando el 11 de febrero de 1959 el Estado Mayor de la Marina decidió cambiarle el nombre de Marina de Guerra Cubana por el de Marina de Guerra Revolucionaria. “El mismo se ratificó en la Orden 600 Presidencial al crearse el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), institución que declara oficialmente el nombre de la Marina que se había adoptado”.

La MGR no solo se sustenta en el empleo de sus unidades de superficie y otros medios; a ella se integra la Marina de Guerra Popular, compuesta por un sistema defensivo al que se unen pescadores y miembros de la marina mercante, para realizar acciones en cooperación con las fuerzas regulares.

Jóvenes marinos: el futuro les pertenece

Oficiales como el Teniente de Navío Yosvani Rodríguez Almeida, de 30 años de edad y nueve en la MGR, aseguran sentir una gran satisfacción cuando las embarcaciones mantienen la mayor disposición combativa, cumplen los parámetros técnicos y la tripulación responde a las órdenes durante el tiempo de navegación.

“La persona que entre en la Marina debe poseer una fuerte convicción revolucionaria y deseos de ser marinero. Esta carrera lleva sacrificio y voluntad. Yo me hice marinero porque fue lo que siempre me gustó, desde pequeño”, relató el capitán de Corbeta Kelvis Castillo Zorrilla, especialista en armamento naval y jefe de Plana en Destacamento Naval de la embarcación Lambda 804.

Los jóvenes que cumplen el servicio militar también comentan cómo la Marina los ayuda en su preparación para la vida, como al joven de 20 años Noydan Hernández Blanco, quien lleva 18 meses como parte de su servicio militar y se convirtió en el tercer motorista a bordo del buque de aseguramiento naval Lambda 804.

“Aquí he aprendido a lo largo de este año y medio cosas que nunca me pasaron por la mente. Soy motorista de una embarcación, eso es algo que no tenía previsto. Adquirí un gusto por trabajar en la parte mecánica de los barcos, pese a que la vida en el mar es dura, laborar en el océano te ayuda a enfrentar situaciones difíciles”.

Pero no todos hacen su vida en el mar, hay hombres y mujeres que laboran en tierra como parte del personal de aseguramiento para garantizar la vitalidad. Así encontramos a Diosdado Cordobés Alfonso, mecánico A Diésel Naval, en uno de los talleres.

Este hombre confiesa que a pesar del tiempo que lleva en la Marina, sigue trabajando porque le gusta lo que hace. “Reparar los motores de los barcos es algo indescriptible, lo llevo por dentro. Me motiva seguir porque enseñamos a los jóvenes para garantizar el relevo”.

Con 38 años como trabajador civil en la Marina, Cordobés Alfonso ha realizado importantes innovaciones. “Acá confeccionamos un extractor de camisa, llaves principales para el desarme completo de los motores de las naves. La reparación de cada motor está valorada en medio millón de dólares en el exterior. Aquí se han restaurado más de 50 motores de buques, con un costo mucho menor”.

Con el decursar del tiempo nuestra Marina de Guerra se moderniza. En opinión de Gómez Gómez los marinos de hoy tienen una preparación superior a la de su época, asimilan mejor la técnica moderna. “A ellos les digo que amen su unidad, que sean honestos con sus jefes, con ellos mismos, que dediquen sus esfuerzos a que la Marina cumpla cada día las misiones que se le asignen”.

Las palabras de este fundador encuentran eco en jóvenes como Félix E. Colás Jarrosay, segundo comandante de una unidad de Superficie con solo 23 años. “Ingresé en la MGR porque me gusta la vida del marino-militar, si no tienes aptitud no puedes cumplir las tareas asignadas. Este es un trabajo que lleva mucho tiempo en alta mar, lejos de la familia y los amigos. Nosotros encontramos en el trabajo el motor impulsor para seguir cumpliendo con el deber”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s